Viaje a Egipto

Este verano he ido de viaje 15 días a Egipto. Sin duda un viaje que nunca olvidaré, y que ha ido más allá de las típicas visitas a 3 pirámides y 2 templos.

Sería fácil escribir páginas y páginas del viaje, así que lo resumiré listando las cosas que me han llamado la atención. Para más información leed el Diario del Viaje a Egipto 2007 de la UOC (by me).

Me ha llamado la atención…

La Calima tan espesa y agobiante que encontramos el primer día, y sólo el primer día, por la mañana en el Cairo.

Lo buenas personas que son los egipcios. Eso sí, hacen pocas cosas por solidaridad con los turistas. Por cualquier cosa te hacen la señal de rascarse los dedos pidiendo dinero (libras).

Lo bien que tratan a los turistas, el mimo y el cariño con el que los cuidan. Ya no solo por la cantidad de policía que hay, lo protegidos que los tienen y la escasez de hurtos hacia los extranjeros. Más bien porque a diferencia de muchos lugares turísticos de España, en Egipto respetan a los turistas.

No hay Fanta limón. ¡En ningún lado! Eso sí, hay otras variantes como Fanta Mora, Manzana, Piña y Cereza.

En pocos sitios hay cerveza (recordemos que es un país musulmán), sin embargo en los sitios que hay suelen tener Stella 50cl (de sabor parecida a la San Miguel).

Lo bien que se come. Tenía miedo que no me gustara la comida, pero se come mucho, bien y barato.

Vendedores. Sí, hay por todo y con las más astutas técnicas para regatear (hay que regatear por todo) y para ganar dinero.

Euros. Les encantan los euros, más incluso que las libras egipcias (moneda oficial) o que los dólares (no vi ni uno).

La policía. Está lleno del cuerpo de policía para el turismo y antigüedades (van de blanco). Eso sí, y con todos los respetos, suelen gandulear bastante y a la mínima que pueden o bien duermen / descansan o bien intentan ganar dinero a costa de los turistas.

La Magnitud. Hay monumentos enormes, pero sobre todo… ¡hay muchos! Hay muchísimo que ver. Nuestro viaje organizado por la Universidad (UOC) era un viaje cultural y en 15 días no me cabe duda de que vimos muchísimas más cosas que los típicos cruceros por el Nilo. Aún así, me quedo con la sensación que sólo vimos la capa de arriba del tarro de miel.

La forma de conducir. Es impresionante la forma de conducir de allí… Desde el punto de vista europeo se podría pensar que no saben conducir, pero al contrario son verdaderos expertos. Lo único que cambian son las normas. En Europa estamos atados a mil y una norma, y allí las normas son 2:

Te veo ¿Me ves?

El más grande pasa.

Lo Verde. Sí, lo verde que está todo; todo lo que no es desierto como es lógico.

LOS CONTRASTES. Esta para mí es la característica principal. De hecho definiría Egipto como “Una tierra de Contrastes”. No lo digo sólo por la riqueza y la pobreza, sino por el Río-Desierto, Oasis-Desierto, Mar-Desierto, etc… Resulta increíble ir en el autobús por un una carretera plagada de vegetación y de repente te encuentras con el silencioso y cuasi-infinito desierto.

Cuando pueda y me acuerde de más cosas actualizaré esta noticia con más detalles. Recordad, para más información leed el Diario del Viaje a Egipto 2007 de la UOC.

 

DIARIO DEL VIAJE A EGIPTO 2007

Texto en elaboración…

Autor: Janmi

Janmi es un informático entusiasta de la ciencia ficción, el diseño gráfico, el universo de Tolkien, fantasía épica y otras cosas frikis. Apasionado por la tecnología, ya sea desde el punto de visto técnico, domótico, funcional o de diseño.