Madre e hija perfectas…

De tal palo, tal astilla. Esta madre, a sus 36 años debió de concebir a su hija a la misma edad que tiene ella ahora mismo; es decir, a los 18 años. Como resultado, tenemos una madre, que pese a doblar en edad a su hija, deja la duda en entredicho de quién es más…