Up (2009)

Los de Pixar han vuelto a crear una obra de arte sabiendo en qué momentos y de qué forma llegar al corazón del espectador

He de admitir que la nueva película de animación de Pixar-Disney «UP» no me atraía demasiado. El trailer me tenía confundido. ¿De qué iba esta película? Otras películas de la compañía lo dejaban todo muy claro:

Toy Story: juguetes con vida

Monstruos SA: monstruos del armario

WALL-E: robots

Buscando a Nemo: peces

UP: ¿una casa que vuela con muchos globos?

Y es que UP, en estos tiempos de remakes y de películas basadas en juguetes, es una oda a la originalidad. Te sorprende y no te esperas por dónde va a salir.

Eso sí, los chicos de Pixar saben cómo emocionarte y hacer que cojas cariño a los personajes desde el primer momento. El anciano aparentemente amargado tiene un trasfondo único que a base de un comienzo-precuela llegas a entenderlo mejor y a compadecerte de él.

Up es una alabanza a la vida, a qué hacer con ella, a no perder las oportunidades ni los sueños y a la amistad. Precioso.

Estéticamente la película está muy cuidada. Los colores y las formas consiguen unos efectos espectaculares.

Los personajes son perfectos, con los toques exactos de humor, todo y que quizás no sea una de las películas con más gags del género.

Argumento de UP [vía Wikipedia]

Carl Fredricksen (Ed Asner) es un hombre de 78 años de edad.[4] Cuando era un niño, conoció y se casó con una niña llamada Ellie, que creció en una pequeña ciudad. Ellie siempre soñó con explorar Sudamérica y conocer «Las cataratas Paraíso» (nombre dado al «salto Ángel» en la película), pero falleció antes de tener la oportunidad. Ahora, cuando amenazan con trasladar a Carl a un asilo de ancianos, éste decide cumplir su promesa. Para ello hace volar su casa, atándole miles de globos de helio, a pesar de la altura la tranquilidad de Carl se desvanece cuando alguien llama a la puerta, se trata de un chico de 8 años llamado Russell (Jordan Nagai). Ambos, tan opuestos entre sí, corren emocionantes aventuras en terrenos salvajes, enfrentándose a villanos inesperados y a todas las criaturas aterradoras que esperar en la selva. Carl y Russell van a tener su aventura en Sudamérica, en la Gran Sabana que está situada en el estado Bolívar en Venezuela. El desarrollo de la película se muestra en los más exuberantes y exóticos paisajes del gran macizo guayanés en Venezuela, se muestra en su trama el fabuloso salto Ángel, su fauna y flora son sus indiscutibles protagonistas en la representación gráfica de la película.

MUY BUENA. RECOMENDABLE. SORPRENDENTE.

¡Gracias Xandriel por decirme de ir a verla!

NOTA: 8/10

Autor: Janmi

Janmi es un informático entusiasta de la ciencia ficción, el diseño gráfico, el universo de Tolkien, fantasía épica y otras cosas frikis. Apasionado por la tecnología, ya sea desde el punto de visto técnico, domótico, funcional o de diseño.