Citas de El Laberinto de los Espíritus de Carlos Ruiz Zafón

Aquí tenéis un listado con las mejores citas, frases y fragmentos de El Laberinto de los Espíritus; cuarto y último libro de la tetralogía de El Cementerio de los Libros Olvidados del genial Carlos Ruiz Zafón.

Estas citas las he ido recopilando durante la lectura del libro. En mi opinión son las mejores, aunque es posible que a ti te haya gustado más alguna otra que no está aquí. Si es así, por favor escríbela en los comentarios.

La ingesta de un gorrino entero en estado de fritura me ha dejado el estómago revuelto.

 

La verdad son las tonterías que dice la gente cuando se cree que sabe algo

 

El autoengaño es el secreto de toda empresa imposible.

 

Los grandes amantes, en ejercicio o en vocación, no nacían para ser héroes de última hora.

 

Un cazador debe comprender que, en un momento crítico de la cacería, el papel de la presa y el del cazador se confunden.

La caza, la caza de verdad, es un duelo entre iguales.

 

Uno no sabe quién es de verdad hasta que derrama sangre.

El mayordomo tenía aquella sonrisa fría y vagamente condescendiente de los criados de carrera que, con los años, empiezan a creer que la alcurnia de sus amos les ha salpicado la sangre de azul y otorgado también el privilegio de poder mirar a los demás por encima del hombro.

 

Destilaba un aura maliciosa a medio camino entre hada madrina y mantis religiosa de voraz apetito.

 

Una leyenda es una mentira pergeñada para explicar una verdad universal.

 

El hombre sabio es aquel que no despierta volcanes, revoluciones o féminas preñadas.

 

La suya era una de esas bellezas limpias, de las que los autores de radionovelas dirían que parecen salir de dentro y hacen suspirar a los bobos enamoradizos adictos a las fábulas de angelitos con corazón de oro.

 

Hay momentos en que un hombre tiene que encontrase los redaños y, mal que me esté decirlo, enseñarle al mundo que ha nacido para orinar de pie.

 

La primera necesidad que se plantea el ser humano es la búsqueda de motivos y recursos con los que sentirse diferente y superior a sus semejantes.

 

Era un hombre que parecía joven hasta que uno le miraba a los ojos y veía en ellos un alma envejecida por la tristeza y el remordimiento.

 

Le obsequió con una de aquellas sonrisas que abrían puertas y derretían voluntades.

 

La modestia invitaba al escrutinio.

 

No hay libros modestos sino ignorancias soberbias.

 

La literatura es una amante cruel que olvida con facilidad.

 

Es más eficiente dejar que los demás cometan errores que confiar en acertar uno a la primera.

 

Se bebe para recordar y se escribe para olvidar.

 

En España se desprecia al adversario pero se odia al que va por libre y no comulga con las crueldades de ningún molino.

 

Me encantaría contratarle para que defendiera usted a mi amor propio pero me temo que ando escaso de fondos.

 

Todo hijo de puta precisa de una biografía, el género más mentiroso de todo el catálogo.

 

Cuando la vida te da por el culo, es de sabios hacerse maricón.

 

Minutos de gelatina se derramaron sin más consuelo que el traqueteo de un reloj de pared.

 

Hay épocas en que es más honorable morir en el olvido que vivir en la gloria.

 

En momentos así a cualquier se le forma en los calzones un nudo marinero.

 

A la hora de mentir lo que hay que tener en cuenta no es la plausibilidad del embuste, sino la codicia, vanidad y estupidez del destinatario.

 

El aprender a diferenciar entre por qué hace uno las cosas y por qué dice hacerlas es el primer paso para comenzar a conocerse a uno mismo.

 

Uno no sabe quién es de verdad hasta que aprende a odiar. Y cuando uno odia de verdad, cuando se abandona a esa rabia que quema por dentro, que consume lentamente lo poco bueno que uno pensaba que llevaba de equipaje, lo hace en secreto.

 

Solo merecen morir los que han saldado todas sus cuentas.

 

¿Estás seguro de que no cree que si salva a alguien decente salvará al mundo, o al menos la posibilidad de que quede algo bueno en él?

 

 El dolor más sincero se vive a solas.

 

En las batallas perdidas, la última defensa es la indiferencia.

 

La enfermedad más difícil de curar es la costumbre.

 

He aprendido que en este mundo la verdad solo hace daño y que Dios ama y ayuda a quien miente.

 

La verdad es un acuerdo que permite que los inocentes no tengan que convivir con la realidad.

 

A veces, cuando los dioses no miran y el destino se pierde por el camino, incluso la buena gente tiene un poco de suerte en la vida.

 

Es más fácil dejar atrás malos recuerdos que buenos zapatos.

 

Un buen periodista es como un elefante: tiene buena nariz, buenas orejas y sobre todo nunca olvida.

 

Nadie triunfa sin fracasar antes.

 

Una historia es un laberinto infinito de palabras, imágenes y espíritus conjurados para desvelarnos la verdad invisible sobre nosotros mismos.

 

Una pluma es como un gato, solo se va detrás de quien puede alimentarla.

 

Se escribe para uno mismo y se reescribe para los demás.

 

– Te echa de menos – me dijo, de aquella manera que tenía que atribuir a los demás los sentimientos que era incapaz de reconocer en mí mismo.

Todos los derechos pertenecen a Carlos Ruiz Zafón y su editorial.

¿Cuál es la cita que más te ha gustado?

Puedes comprar El Laberinto de los Espíritus fácilmente en Amazon:

Autor: Janmi

Janmi es un informático entusiasta de la ciencia ficción, el diseño gráfico, el universo de Tolkien, fantasía épica y otras cosas frikis. Apasionado por la tecnología, ya sea desde el punto de visto técnico, domótico, funcional o de diseño.